COMO PODEMOS UTILIZAR LOS ACEITES ESENCIALES

Antes de ponernos a explicar cómo usar o utilizar los aceites esenciales, es necesario saber los beneficios de la aromaterapia.
Todas las plantas, flores, frutas, árboles poseen sustancias químicas capaces de hacer reaccionar a nuestro cuerpo, para que se restablezca de una dolencia.
Los aceites esenciales, tienen en su mínima expresión el principio activo (químico) de las plantas, que ayuda a nuestro cuerpo a mejorar o curarse, estas sustancias funcionan en nuestro cuerpo como las hormonas, viajando por el torrente sanguíneo a todos los sistemas, órganos, células, consiguiendo llegar a lo más pequeño de nuestro cuerpo y desde ahí, empezar con la curación.

El órgano que mejor, absorbe la aromaterapia es el del olfato, por la volatilidad que tienen estos aceites y el otro es la piel. Juntos es el tándem perfecto para su utilización y aplicación.

Después de esta pequeña introducción vamos a explicar brevemente como aplicar los aceites esenciales.

Para dar masajes, pondremos unas gotas de aceites esenciales en aceite portador, ya que si no se indica otra cosa los aceites para aplicarlos en la piel, nunca se ponen puros, si no que necesitan de un aceite base o portador, y si no se quiere utilizar aceite una crema base neutra (sin ningún principio activo).

 

Pondremos siempre de uno a cinco aceites siempre que entre ellos exista sinergia, gracias al agua caliente unas gotitas de esencias, en el baño, hacen que penetren mucho mejor por los dilatados poros llegando muy rápidamente a las células, este tipo de aplicación va muy bien en niños y bebes nerviosos, con cólicos y en personas muy estresadas.

 

También podemos aplicarlos en los acondicionadores de pelo y mascarillas, para potenciar la acción de las mismas, con aceites por ejemplo, para evitar la caspa, mejorar la circulación y evitar la caída del cabello, para los niños y los temidos piojos, también se pueden mezclar en el champú.
Cuando tenemos algo muy localizado, una erupción cutánea, un esguince, en personas que estén muy débiles y el baño no les convenga como pueden ser las personas mayores, se puede aplicar en compresas calientes o frías, diluyendo unas gotas de esencia en el agua y luego empapar la compresa.

Se pueden utilizar también en inhalaciones o vaporizaciones, gracias al vapor de agua y la nariz hacemos que este método sea uno de los mejores, aunque para lo que más se usa en afecciones respiratorias, por su gran poder de penetración, en higienes faciales también es un método muy útil, eligiendo muy bien el aceite adecuado para la piel a tratar.

 

En cataplasmas de barro o mascarillas, su aplicación es muy parecida a las compresas.
Hay otros métodos de utilización de los aceites esenciales, que necesitan de un terapeuta para que les indique, solo los nombramos para que vean la amplia variedad de usos y de métodos de aplicación de esta maravilla de la naturaleza, y son las gárgaras, enjuagues, en el agua del bidé, en los tampones, también por vía oral, pero como ya he dicho siempre bajo la batuta de un terapeuta.

Y como colofón, la manera más rudimentaria y por la cual recibe su nombre es por el aroma, por la nariz, podemos disolver aceites esenciales en vaporizadores, en botellas de spray, para pulverizar el ambiente, en un pañuelo e ir oliendo de vez en cuando, humidificadores, impregnando las bombillas, quemadores de esencias, utilizar la nariz para potenciar la absorción de los aromas.
Si os gusta la utilización de los aceites esenciales, no dudéis en aprender a utilizarlos, os sorprenderán sus propiedades y los resultados que dan, os animo es un mundo maravilloso.

 

aceitesblog

Deja un comentario