Alimentos adecuados para combatir la ola de calor

Ola de calor africana azota España

Es oficial, la ola de calor de la que tanto se está hablando estos días ya ha llegado y con ella unas temperaturas extremas (40 grados centígrados e incluso temperaturas superiores) en todo el territorio nacional y europeo, obviando excepciones, tal y como ha asegurado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMeT).

 

ola calor

Ante tales temperaturas recurrimos a los típicos consejos que ya todos nos sabemos tales como mantenerse en lugares frescos y climatizados, beber abundantes líquidos, tapar la cabeza si se sale a la calle, llevar ropa holgada y ligera que además permita transpirar, evitar el alcohol y el café, no hacer deporte en las horas centrales del día y, cómo no, seguir una dieta adecuada.

 

Razonamiento científico

En este caso vamos a centrar nuestra atención en la dieta a seguir puesto que ésta puede hacer que disipemos el calor corporal a través del sudor y, de esta forma, bajar nuestra temperatura. Según unos ensayos publicados por el científico Peter Hermann, de la Universidad de Toronto, es necesario tener en cuenta que el calor que “uno siente no es solo simplemente cuestión de medio ambiente. La propia actividad puede generar calor, por lo que puede ser funcionalmente equivalente a elevar la temperatura ambiental. De hecho, comer en sí mismo tiene efectos termogénicos, por lo que no solo el calor afecta el apetito, sino que el apetito puede afectar el calor”.

De esta forma, se espera que la dieta proporcione calor debido al efecto térmico de dicha alimentación y del metabolismo. Y este es ciertamente el caso. Los alimentos tienen un efecto significativo en la temperatura corporal; la diferencia de temperatura entre un animal alimentado y uno no alimentado en la misma jaula, en la misma habitación, al mismo tiempo puede variar tanto como 5 grados”, insiste Hermann.

 

Recomendaciones

Como conclusión obtenemos que debemos optar por los alimentos que nos hagan sudar y, por lo tanto, disipen gran parte del calor corporal. Bajo estas características entrarían tanto los condimentos picantes como las bebidas calientes (té o infusiones). Además, debemos escoger alimentos con alto contenido en agua y bajas calorías, como las frutas (melocotón, albaricoque o melón) y por supuesto, no te olvides de la importancia del cuidado de tu piel mediante cremas hidratantes o el uso de ácido glicólico que nos ayudará a evitar arrugas producidas por el sol y a atenuar las ya existentes.

Debemos evitar tomar esa botella de agua fría que ya es tan deseada en el verano y procurar tomar agua del tiempo que equilibra la temperatura corporal. También son adecuados los alimentos que pueden bajar la tensión arterial y producir vasodilatación. Para este efecto, y por su alto contenido en agua y sus bajas calorías, podemos optar por verduras (espinaca, pepino, zanahoria, espárrago, alcachofa y berenjena). Un alimento que nos da sensación de frescor y baja la tensión es la menta, muy apropiada al tomarla con té.

 

Otros alimentos adecuados

alimentos calor
– Sandía: su contenido en agua es del 80% aproximadamente, además cuenta con un rico contenido en fibra, potasio y vitaminas A, B y C.

– Tomates: ricos en agua, fibra y antioxidantes (licopeno), con el que se puede hacer el típico salmorejo o gazpacho.

– Frutos rojos: gran contenido en antocianinas que disminuyen la tensión arterial además de producir un efecto antiinflamatorio y facilitar la vasodilatación.

– Agua de coco: contiene potasio, sodio, magnesio, calcio y fósforo que nos ayudarán a mantener los electrolitos de nuestro cuerpo equilibrados. Rico en enzimas, aminoácidos, vitaminas y oligoelementos que combaten el estrés oxidativo.

 

Alimentos a evitar

Como ya hemos comentado, bajo el razonamiento científico explicado anteriormente, debemos “prescindir de alimentos o líquidos muy fríos porque si bien al principio nos dan sensación de frescor, luego el cuerpo va a aumentar más la temperatura corporal para contrarrestar el efecto frío. Se deben evitar la carne de vaca, ternera, cordero y cerdo por el contenido en grasas y proteínas animales.

También los lácteos enteros: nata, quesos curados, leche y yogur. Asimismo, el helado, por ese efecto placebo de frío y por el alto contenido en grasa y proteínas. Y debemos evitar la bollería industrial, pasteles, tartas y postres en general por el alto contenido en grasas y azúcares y su alto valor calórico.

 

Estos han sido nuestros consejos nutricionales para que aguantes las diversas oleadas de calor que nos azotan todos los veranos de la mejor forma posible ¿y tú, qué recetas conoces para aguantar estas situaciones?

Deja un comentario