Trucos para adelgazar después del parto

Ser mamá es maravilloso, perder la tripita no tanto… El día de la madre se celebra para agradecer a todas las madres su esfuerzo, el trabajo de ser mamá: todos los cuidados y atenciones y todo lo que aportan a nuestra sociedad. Pero ser madre es aún más que todo esto, son muchos los sacrificios que hacen las madres y de los que no se habla, pero no por ello son menos importantes.

Recuperar la forma física después del parto se puede llegar a convertir en una ardua tarea, especialmente para mujeres que no están acostumbradas a dietas, ejercicio físico… Por eso, para celebrar este día tan señalado, os ofrecemos unos cuantos consejos para que perder esos kilitos de más no se sume al estrés de tener en casa a un recién nacido.

embarazada bañandose

Trucos para perder peso tras el parto

Amamantar

Permite eliminar con mayor rapidez las reservas de grasa que el cuerpo acumuló durante los meses de gestación. También es verdad que la lactancia incrementa el apetito, pero aun así resultará beneficioso para el cuerpo, ya que también facilita que el vientre recupere su tamaño original.

Caminar un mínimo de 30 minutos diarios

Se puede aprovechar ese tiempo para pasear al bebé. Empujar el carrito a buena velocidad representará un ejercicio extra. Si mientras paseas a tu hijo aprovechas para ir contrayendo y relajando el vientre, la caminata servirá también para ejercitar los músculos del abdomen.

Evitar las grasas y los azúcares al máximo

No usar manteca de cerdo o mantequilla para cocinar, es mejor utilizar aceites vegetales. En repostería se puede sustituir la mantequilla por aceite de girasol. Regula la cantidad: una cucharada es suficiente para que la comida no se pegue a la sartén aunque es mejor comer las cosas a la plancha que fritas. También venden envases para servir el aceite en spray, así se extiende mejor y se consume mucho menos. En cuanto a los azúcares procesados, hay que evitarlos. En caso de usar sustitutos, no deben contener fenilalanina ni aspartamo si se está amamantando a un bebé.

Cuidarse entre semana y consentirse los fines de semana

La idea de que de viernes a domingo uno podrá darse gusto, mantendrá la motivación durante los demás días. Además, el fin de semana es cuando por lo general se realizan más actividades sociales y resulta complicado abstenerse mientras los demás disfrutan.

Comer frutas, verduras y legumbres

Con mayor razón si se está lactando ya que son ricas en vitaminas, minerales y hierro. Las frutas ayudarán a suplir la necesidad de azúcar pero se deben comer con moderación y eligir las que sean altas en fibra y antioxidantes, como la fresa, zarzamora, frambuesa, manzana, ciruela, sandía y pera. Se debe evitar el mango, el plátano, la piña y el melón (contiene almidón).

Las verduras en cambio se pueden comer sin límite, eso permite calmar el hambre entre comidas. Hay que trata de evitar las papás y raíces (en especial si están fritas). El aguacate es una buena fuente de grasa natural pero se debe moderar su consumo.

Las legumbres también se deben moderar y acostumbrar a comerlas acompañadas de algún cereal para elevar su cualidad proteínica.

Sustituir las harinas blancas por integrales o de maíz.

Al comprar pan, debe uno de fijarse de que sea integral con alto contenido de fibra, al igual que los cereales. El arroz es recomendable en cantidad moderada y si es integral o silvestre, aún mejor. Hay también pastas hechas a base de harina integral.

Comer yogur

Dos o tres veces al día mantiene la digestión activa. Se puede utilizar para saciar el hambre entre comidas y como sustituto del postre. Se debe comprar yogur natural sin azúcar o bajo en grasas. Se puede endulzar con fructosa y acompañar de frutas o cereal (fijarse que éste sea alto en fibra y sin azúcar). También se puede preparar en gelatina.

Incrementar las porciones de proteínas y disminuir las de carbohidratos

Sobre todo, los altos en azúcares, comer sólo un huevo por día o quitarle las yemas. La carne y el pollo se deben comer desgrasados y elevar el consumo de pescado.

Moderar los lácteos

Tomarlos siempre desnatados y bajos en grasa. Los quesos amarillos por lo general contienen más grasa que los blancos, así que hay que tratar de evitarlos. De preferencia se deben consumir quesos desnatados o “light”.

Tomar líquidos en abundancia

Unos dos litros diarios. Lo mejor: agua sola o infusiones ligeras.

embarazada

Siguiendo estos consejos podemos asegurarte lograrás resultados rápidos en el adelgazamiento posparto. Si necesitas algunos más, en este artículo de explicamos cómo adelgazar desde casa.

1 comentario en “Trucos para adelgazar después del parto