Consejos de belleza para después del verano

Se acabaron las vacaciones y seguro que has tenido un merecido descanso donde habrás disfrutado de días en la playa y la piscina.

Pero ahora toca volver a la rutina, y toca reparar los posibles daños que el sol ha dejado en nuestra piel y cabello.

¿Qué debemos hacer para recuperar nuestra piel y cabello después del verano?

Limpia y exfolia la piel de tu rostro

La piel de la cara, es la que sin duda más sufre después del verano, así que es el momento de de realizar una limpieza de cutis que te ayudará a recuperar tu rostro. Estas mascarillas abren los poros y extraen toda la suciedad acumulada durante el verano. Nosotros te aconsejamos nuestra mascarilla facial de carbón activo .

Puedes acompañar esta limpieza con una exfoliación para limpiar la piel con profundidad. La piel necesita renovar sus células que con la exposición al sol han sido castigadas y prepararlas para el frío invierno que inminentemente se nos acerca. Con este tratamiento la piel volverá a tener un aspecto suave, limpio y brillante.

Hidrata la piel

Las horas que pasamos tanto al sol como dentro del agua, hacen que nuestra piel se deshidrate en exceso, esta sequedad nos lleva a un prematuro envejecimiento de la piel y para evitarlo debemos mantener una hidratación correcta a través de aceites, cremas y mascarillas hidratantes.

Pero no solo bastará con esto porque si de verdad quieres tener una piel hidratada deberás cuidar tu alimentación llevando una dieta sana y equilibrada y beber mínimo unos 2 litros de agua diarios.

 

Cuida tu pelo castigado durante el verano

La arena, los rayos del sol, la sal de la mar y el cloro de las piscinas debilitan tu pelo y seguramente tu cabello ha quedado seco y apagado. La mejor forma de recuperarlo es la de aplicar hidratantes y mascarillas capilares con activos naturales como la queratina.

 

Duerme al menos 8 horas

La mejor garantía para tener una buena salud, es el descanso, y para ello debemos dormir un mínimo de 8 horas diarias, de esta manera la piel se regenera más rápidamente, liberando impurezas y recuperándose del la fatiga.

Por la noche las células de la piel absorben mejor cualquier tratamiento dermatológico que realicemos.

Cuida tu alimentación

Después de los excesos del verano llega el momento de comenzar a cuidar nuestra alimentación. Si no sabes como hacerlo, lo mejor es que te pongas en manos de un asesor nutricional para que dieta es la mejor y la que más se amolde a tus necesidades.

Hacer ejercicio

No lo dejemos solo como un propósito. Practicar ejercicio es muy importante para mantener una buena salud, deberíamos practicarlo un mínimo de 3 veces por semana. Tenemos ejercicios y actividades para cualquier edad y condición física.

Hay múltiples beneficios aparte de perder esos kilitos de más que traemos del verano, te ayudará tener una piel más sana, aliviarás posibles dolores, te sentirás mas guapa y feliz contigo mism@.

¿A qué esperas para empezar a cuidarte?

 

 

Deja un comentario