¿Se puede perder grasa gracias al frío?

Existe tradicionalmente la idea de que el sudar y el efecto calor es un tratamiento efectivo para perder grasa localizada. Esta no es un idea del todo equivocada, ya que después de una sesión de sauna, o de una envoltura que ha producido calor hay una disminución de centímetros en una zona localizada, pero está perdida de centímetros podemos calificarla de engañosa ya que cuando empezamos a beber agua en muy poco tiempo recuperamos esos centímetros perdidos.

perder grasa gracias al frío

Lo que sí que conseguimos con este tipo de acciones es eliminar toxinas gracias al sudor producido por el calor y a un aumento del calor corporal, mejorando la circulación sanguínea y linfática. De este modo ayudamos al organismo a expulsar desperdicios y toxinas que ayudan a la celulitis a instalarse y a perdurar.

¿El frío aplicado en zonas localizadas puede ayudarnos a perder grasa?

Tenemos un gran y estupendo aliado para la pérdida de grasa que es nuestro propio cuerpo. Vamos a tratar de utilizar el funcionamiento de nuestro propio organismo en nuestro favor.  La piel es una gran barrera orgánica que tiene varias funciones entre las cuales se encuentra la termorregulación corporal que se resume básicamente en que cuando tenemos calor sudamos y cuando tenemos frío tiritamos. Esto es precisamente en lo que nos vamos a fijar en nuestro objetivo de perder grasa localizada.

Al someternos al frío extremos nuestro cuerpo tiene que mantener el calor corporal sobre los 34/35 grados y para ello lo primero que hace es disminuir el aporte de oxigeno a las zonas más alejadas de nuestro cuerpo, manos, pies, orejas… con el objetivo de guardar ese oxigeno para los órganos internos realmente importantes. Después, nuestro cuerpo comenzará a tiritar para que con el tembleque se genere calor y utilizar la grasa corporal quemándola para continuar elevando la temperatura y que el cuerpo la mantenga para que no se congele.

Gracias a este proceso fisiológico nosotros podemos perder grasa gracias al frío. Para ello es muy importante utilizar la aparatologia adecuada ya que no vamos a someter a nuestro cuerpo a un frío extremo que pudiera resultar perjudicial. Otro aspecto fundamental es que este tipo de técnicas las realicen profesionales cualificados en centros experimentados.

Os recordamos que para que todo esto funcione hay que llevar una alimentación equilibrada, ejercicio físico y ser constante en todos los tratamientos estéticos a los que nos sometamos.

Deja un comentario