Exfoliantes naturales para la piel

El paso más importante después de la limpieza de la piel es eliminarla por completo de todas las células muertas que se van generando cada 28 días por su renovación natural. Este paso es el peeling o exfoliación que se puede hacer de dos maneras: de manera química o física.

Exfoliación

La manera química de hacer un peeling todas sabemos que es bastante más agresiva y dura que la física y que dependiendo del tipo de piel o cliente los efectos secundarios de este son bastante duros, como quemaduras e incluso manchas que perduran en el tiempo.

Nosotros preferimos el peeling físico porque deja una piel estupenda, preparadísima para cualquier tratamiento que queramos darle y sus efectos secundarios son mínimos o nulos. Os vamos a recomendar varios peelings que además de efectivos son muy económicos para nosotras las esteticistas. Vamos a elaborar estos peelings con productos naturales por lo tanto tenemos que tener la seguridad de que nuestra cliente no es alérgica a ninguno de los ingredientes.

Primer peeling: vamos a preparar la piel para aplicar luego un tratamiento anti celulítico. Con los posos del café añadimos sal gorda y esencias de limón y romero. Lo mezclamos bien hasta conseguir una pasta homogénea que aplicaremos con masajes vigorosos tratando de no dañar la piel. Después de esta maniobra, cubrimos la zona con un plástico y una manta para que la cliente sude y con esta acción los aceites esenciales y los principios del café pasen por los poros de su piel hacia su cuerpo. Dejamos unos 20 minutos y posteriormente aclaramos con agua tibia. Terminamos con agua muy fría. Después de esto aplicamos la crema anti celulítica, el serum anticelulitico, la mesoterapia y el tratamiento que estamos realizando será muchísimo más efectivo que sin el peeling.

Un peeling Facial: Como todos sabemos, la piel del rostro y del escote así como la de los senos es muchísimo más delicada y fina por lo tanto no utilizaremos un peeling como el anterior ya que es más agresivo y podría dejar heridas. Para esta zona elegiremos un peeling mas suave pero igual de efectivo:

Pasamos unas almendras por un molinillo de café, y al resultado le añadimos aceite esencial de rosa mosqueta para obtener una textura pastosa que aplicaremos por todo el rostro, cuello y escote con suaves masajes circulares insistiendo en las zonas como aletas de la nariz, barbilla o canalillo que es donde más impurezas aparecen. Al finalizar esta operación retiraremos el peeling con agua templada y finalizaremos con un tónico adecuado a cada tipo de piel o podemos utilizar agua de rosas para todo tipo de pieles. Continuaremos con una buena crema adecuada al tipo de piel o a una personalizada por nosotras utilizando la aromaterapia.

Deja un comentario