Efectos del Ácido Glícolico

El ácido glicólico es un ingrediente natural derivado de la caña de azúcar, aunque puede obtenerse de forma sintética. Su pequeño tamaño molecular le permite tener una altísima penetración en la piel por lo que genera unos efectos más intensos, duraderos y visibles.

Se ha convertido en un ingrediente de los más codiciados dentro de las cremas antiarrugas, despigmentantes  y antiacné.

Gracias a su eficacia, su proporción dentro de los productos cosméticos ha de ser limitada. Si un producto tuviera demasiado porcentaje de ácido glicólico la piel podría verse dañada e irritada. Se suele combinar con otros ingredientes que permitan aprovechar todo su potencial sin efectos secundarios.

¿Para qué sirve?

Acción exfoliante, efecto peeling:

El ácido glicólico arrastra las células muertas, de esta forma pone al descubierto las células más jóvenes dando lugar a una piel totalmente regenerada.

Además de la exfoliación, potencia la oxigenación de las células jóvenes, favoreciendo un rostro más luminoso.

Antiarrugas:

El ácido glicólico  ayuda a la generación de colágeno en la piel, permitiendo recuperar la firmeza y evitar la aparición de arrugas.

Hidratante:

Al eliminar la capa exterior de las células muertas, el ácido glicólico puede acceder a las células más jóvenes de la piel. Y si encima le sumamos la capacidad que tiene de retener el agua, obtendremos una piel más hidratada.

Antimanchas y antiacné:

Su poder bactericida evita que los microorganismos responsables de los problemas de acné y otras imperfecciones aparezcan.

Beneficios:

  • Exfoliante. Arrastra las células muertas regenerando la piel y potenciando el rejuvenecimiento de la misma, dejándola suave y tersa.
  • Potencia a la oxigenación de las células, dando luminosidad a la piel.
  • Ayuda a la generación de colágeno, por lo que la piel recupera la firmeza. Evita la aparición de arrugas y atenúa las ya existentes.
  • Hidrata la piel.
  • Combate el acné.
  • Mantiene la piel libre de manchas, cicatrices o estrías (ayuda a eliminarlas en el caso de que hayan aparecido).

Modo de uso:

  • Limpiar la piel con leche desmaquillante y tónico.
  • Aplicar 2 ml (32 gotas) de ácido glicólico y extender por todo el rostro.
  • Dejar actuar 10 minutos.
  • Recoger el exceso de producto con una esponja desmaquilladora húmeda. No es necesario lavar con agua.
  • Se recomienda usar después una crema o mascarilla calmante y/o nutritiva.

Precauciones:

  • Se recomienda hacer una prueba de sensibilización antes de utilizarlo por primera vez.
  • No aplicar en pieles con herpes o fotosensibles.
  • No exponerse a los rayos solares tras su utilización.
  • No se recomienda su uso más de una vez por semana.
 

Deja un comentario