Categorías

blog de cosmética

Parafina de Rosa Mosqueta | 2000 ml

Parafina de tratamiento con rosa mosqueta, especialmente indicada para tratamientos liporeductores, regeneradores, hidratantes y estimulantes del sistema circulatorio.

Cantidad: 2000 ml

19,60 € 17,64 I.V.A Incluido
- +
Comprar
Faltan 59,90 € para tener portes GRATIS!

Cómpralo ahora y lo recibirás en 24-48 horas

¿Tienes alguna duda sobre el producto?
Te llamamos gratis ahora mismo

Se utiliza la parafina con rosa mosqueta para tratamientos:

  • Hidratantes
  • Nutritivos
  • Estimulantes del sistema circulatorio.

Este producto previo a ser utilizado precisa ser fundido a una temperatura de 52º. Puedes utilizar nuestro calentador de parafina

 

Para masajes terapéuticos y de uso cosmético:

1 - También se aplica mediante masaje termo terapéutico, dirigiéndolo hacia los lugares que queremos tratar como: manos, pies, rostro. Ya que por su plasticidad nos permite aplicar el producto por los recovecos que estas zonas presentan y queremos nutrir e hidratar puesto que son las más castigadas y con mayor desgaste.

2 - Este producto también está indicado para su aplicación previa al uso de otros cosméticos, ya que es un vasodilatador que permite el acceso a los poros de la piel tanto de principios activos propios (derivados de la rosa mosqueta), como de otros productos aplicados posteriormente.

 

¿Cómo realizar un tratamiento de parafina para manos y pies? 

Para aplicar la parafina, la zona a tratar debe estar muy limpia y desinfectada, y es recomendable aplicar una crema humectante al finalizar el tratamiento.

La parafina debe ser calentada en un calentador de parafina apropiado a temperatura elevada, entre 45 y 55 grados. Después se aplica la parafina, pudiéndose aplicar de dos modos:

  1. ➔ Sumergiendo la zona a tratar en el recipiente donde se ha puesto la parafina, separando los dedos para cubrir toda la superficie a ser tratada. A continuación, se retiran las manos o los pies y se espera a que la parafina se solidifique.
  2.  Pincelando la parafina sobre la zona a tratar, pasando una brocha o pincel las veces que haga falta para conseguir una capa con un espesor adecuado.

Aplicada la parafina, se cubre la zona con una sustancia aislante, papel film o plástico, además de toallas o guantes para mantener el calor. Es importante que el cliente no se mueva para evitar que la parafina se rompa.

Pasados unos quince minutos, se retiran los envoltorios y la parafina con sumo cuidado.

Para tratamientos reductores, se aplica la parafina líquida sobre la zona a tratar a una temperatura cálida y se acompaña la aplicación con un masaje para activar la circulación. Después se aplican mantas térmicas para estimular la transpiración y la eliminación de toxinas. A continuación, se retira la parafina y se aplica frío para provocar una vasoconstricción y se termina el tratamiento con la aplicación de una crema reductora.

En los tratamientos faciales, realizados siempre por un profesional, se aplica la parafina con un pincel o brochita sobre una gasa que facilitará su posterior retirada. Se aplican tantas capas como sean necesarias para conseguir la consistencia adecuada, y pasados unos veinte minutos, la cubierta dura resultante se separa del rostro.

 

Resultado de los tratamientos con parafina:

Después de un tratamiento con parafina, la piel aparece más suave, más tersa y luce un mejor aspecto.

Suscríbete a nuestra newsletter
Códigos de oferta
Atención telefónica
Envíos
Métodos de pago