Categorías

Aceite esencial de limón envase 30 ml

Aceite esencial de limón envase 30 ml

Aceite esencial de limón envase 30 ml

Aceite esencial de limón en envase de 30 ml de cristal ambar con cuentagotas. Su propiedad más importante es que aumenta la producción de glóbulos rojos ¡Aprovecha esta oferta única!

5,70 € I.V.A Incluido
- +
Faltan 100,00 € para tener portes GRATIS!

Compralo ahora y lo recibirás en 24-48 horas

¿Tienes alguna duda sobre el producto?
Te llamamos gratis ahora mismo

Características

El aceite esencial de limón es antiséptico, diurético, tonificante, carminativo, astringente, antidepresivo, antirreumático.

Se extrae al prensar su cáscara en frío, con la finalidad de preservar todas sus cualidades y propiedades de este cítrico.

Tiene múltiples propiedades que benefician al bienestar en general, ayudan a mejorar la salud mental y física además de favorecer el equilibrio emocional.

La propiedad más importante de este aceite es la de aumentar la producción de glóbulos blancos.

Sus propiedades tonificantes lo hacen ideal en tratamientos de aromaterapia, para favorecer la circulación sanguínea. Es perfecto para personas con trombosis y varices.

Otras de sus propiedades son las antisépticas y diuréticas que ayudan a contrarrestar la acidez del estómago, evitar hemorragias, aliviar úlceras gástricas, etc.

Favorecen la regulación del proceso de digestión y la eliminación de sustancias de desecho.

Es carminativo por lo que resulta muy útil para aquellas personas que sufren de gases.

Sus propiedades astringentes permiten la regeneración de los tejidos dérmicos favoreciendo la cicatrización.

Es muy bueno para el reuma, la artritis y la gota gracias a sus propiedades antirreumáticas y calmantes.

Las propiedades antidepresivas del aceite esencial de limón lo convierten en uno de los aceites esenciales ideales para mejorar el estado de ánimo y favorecer el equilibrio emocional.

Pueden provocar irritaciones en la piel (siempre poner unas gotas en un aceite como el de almendra…)

Nunca debe aplicarse el aceite esencial puro justo después de la exposición al sol o durante ella.

Este aceite no debe aplicarse directamente sobre la piel, siempre ha de ser diluido en alguna sustancia conductora como aceite vegetal, crema, arcilla, champú, etc.